All for Joomla All for Webmasters


logo tomas noticias 09

Lo hermoso del diálogo

13 Marzo 2017

Por: Marlon Mauricio Galeano Solano*, estudiante de la Facultad de Gobierno y Relaciones Internacionales.
Cuando nuestro país empieza a resurgir de un evidente conflicto armado, se usa una palabra que por mucho tiempo, a raíz del mismo, se encontraba ausente, estigmatizada por ambos actores que hoy dan muestra de paz mundial: diálogo.

La historia nos cuenta que frente a esta ola de terror que vivió Colombia, millones de personas sufrieron en carne propia el fratricidio de la guerra, mientras otros, quizás por el devenir geográfico diferente de sus vidas, lo ignoraban. Seres humanos llenos de odio, con ideologías perdidas por frases que parecían alentadoras pero que hasta el sol de hoy se quedaron en simples frases, tuvieron incidencia en lo acontecido. Inocentes vidas perdidas, demasiados sentimientos encontrados por muchos años para quienes vivieron la guerra y para quienes la hicieron, pero jamás pensaron que podían sentarse juntos a entablar algo tan simple y bello como el diálogo.

Santo Tomás de Aquino, nuestro guía académico en valores y en nuestra formación como seres humanos, nos decía: “El hombre no tiene naturalmente más que un conocimiento general de lo que es necesario para su vida; pero con el auxilio de su razón y de esos principios generales, puede llegar a conocer todo cuanto para su existencia necesita” (De Regimene Principium, p. XX). Ambas partes apelaron a la razón cuando decidieron sentarse juntos a dialogar, pero eso no quiere decir que antes sus puntos de vista no estuvieran también guiados por la misma, quizás viciados, pero en uso de ella completamente.

Dentro de la formación en nuestras escuelas y colegios siempre nos hablaban del diálogo ante cualquier conflicto que tuviéramos en el colegio, en nuestra casa y por siempre en nuestra vida; por muchos años la palabra diálogo se predicaba pero no se aplicaba. Quizás por intereses personales y partidistas que marcaban inicios del diálogo con las Farc, terminaban apelando a seguir enfrentándose bélicamente, o también por el discurso imperante de esta guerrilla, pues en el momento de estos intentos, el diálogo no estaba dentro de sus planes.

Todos estábamos impacientes, quienes no sufrimos de frente el conflicto instábamos por pensar que dialogar no era la salida, que esperar meses no sería efectivo, mientras que las víctimas directas gritaban que se abrieran diálogos YA, porque sabían que partiendo del diálogo sus vidas cambiarían. Así, por más de tres años, con frecuentes tropiezos, con insólitos casos, con lágrimas y enojos, la zozobra permanecía. Los anuncios del fin del conflicto terminaron por unir al pueblo colombiano en pro de que triunfara el diálogo y que cesaría la larga y horrible noche de sesenta años.

Aun así, frente al descontento social del plebiscito por falsos mitos sobre el proceso de paz, basados en mentiras y discursos encontrados por diferentes partidos, colectividades, movimientos, y la búsqueda de la paz a través de mecanismos que constitucionalmente protegieran ese diálogo, se ha logrado: imperó el diálogo cuando la oposición se sentó a incluir propuestas. Aún hoy, con la entrada en vigor de todo el mecanismo de monitoreo, de desarme y de concentración de los miembros de las Farc, el Gobierno, la sociedad civil, la oposición política en miras de unas próximas elecciones, y con el fin de cumplir el artículo 22 de la Constitución Política que nos dice que la paz es un deber y un derecho de obligatorio cumplimiento, nos queda por recurrir, nuevamente, todos, como actores de la sociedad, al diálogo como símbolo de unidad y fraternidad.


*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.


¿Quieres escribir para el boletín institucional una columna de opinión?
Si eres docente, estudiante o colaborador administrativo, recuerda que los canales están abiertos para que escribas un breve artículo sobre cualquier temática que te apasione.

Mayores informes
Departamento de Comunicaciones
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡Recuerda, tu opinión es muy importante para la Universidad!

 

Deja tu Comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Sedes y seccionales

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, das tu consentimiento para su uso. Más detalles…