All for Joomla All for Webmasters


logo tomas noticias 09

Bogotá tiene una deuda con la población que vive en el área de influencia del relleno sanitario Doña Juana

13 Septiembre 2017

El 14 de agosto cerca de 700 personas realizaron un plantón en el relleno sanitario Doña Juana, protagonizado por los pobladores y afectados directos de los impactos socio-ambientales del área de influencia del relleno.

Por: Massiel Mahecha*, Trabajadora Social, estudiante de la Maestría en Planeación para el Desarrollo.

Diversas problemáticas socio-ambientales afectan la salud y la calidad de vida de la población que vive en los límites con el Relleno Sanitario Doña Juana, que, desde el año 1988, empezó sus operaciones en el sur de la ciudad de Bogotá, en contra de la voluntad de sus pobladores.

La población del sur de la ciudad, específicamente los habitantes de las localidades de Usme, Cuidad Bolívar y Tunjuelito, sufren afectaciones causadas por diversas emisiones contaminantes lesivas para la salud, en detrimento de su calidad de vida. La mayoría de estas son gases producto de la descomposición de los residuos sólidos y la evaporación de los lixiviados o restos líquidos causados por dicho proceso. Además, la población ha tenido que sufrir los impactos de serios desastres ambientales como el ocurrido en 1997 cuando se produjo el deslizamiento de más de 500 000 toneladas de residuos que obstruyeron el cauce del río Tunjuelo, generando diversas afectaciones en el área de influencia, y el derrumbe de 550 000 m3 de residuos sucedido en 2015 en la parte alta del relleno. Respecto a dichos desastres la comunidad afectada sigue esperando la indemnización, proceso interpuesto por la Defensoría del Pueblo debido a la afectación causada por la generación de gases como el metano y el amoniaco que redundaron en la proliferación de olores fétidos que han permanecido todos estos años en el ambiente, enfermedades epidémicas, respiratorias e intestinales que padeció la población y proliferación de vectores como moscas, roedores y zancudos.

Estos vectores se han incrementado en los últimos años, afectando la calidad de vida de los pobladores de las tres localidades y poniendo en evidencia que la administración del relleno por parte de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) no ha cumplido las obligaciones legales incluidas en el contrato de concesión n.° 344 de 2010 mediante el cual se establece que “el Concesionario asume por su cuenta y riesgo, mediante la modalidad de concesión, la administración, operación y mantenimiento integral del relleno sanitario Doña Juana de la ciudad de Bogotá, D. C., Colombia.

Ante la prolongación de los impactos socio-ambientales y la ausencia de respuestas efectivas para las demandas de la población, esta decide entrar en paro cívico exigiendo participar en las decisiones que los afectan, que se escuchen sus necesidades, el mejoramiento de las condiciones ambientales, la búsqueda de nuevas tecnologías para el uso de las basuras y lixiviados y evitar la expansión del relleno, el cual tiene licencia ambiental concedida por la Corporación Autónoma Regional (CAR) hasta el año 2021 de acuerdo con la Resolución 1351 del 18 de junio de 2014.

Por parte de las organizaciones sociales se reportó la detención de siete líderes sociales en medio de la protesta los días 14 y 15 de agosto. La Administración Distrital anunció la fumigación inmediata y acciones de cumplimiento en curso; así mismo, señaló que no hay disponible otro lugar para la disposición final de basuras. Las organizaciones que participaron en el paro contaron con el acompañamiento de Remy Paganini, alcalde de la ciudad de Ginebra, Suiza, quien se hizo presente en la zona para conversar con los pobladores.

Actualmente el relleno recibe 6200 toneladas diarias de basura provenientes de Bogotá y algunos municipios circunvecinos, desde donde ingresan entre 800 y 900 vehículos compactadores diariamente.

Ya es hora de que la capital, sus ciudadanos y sus autoridades reconozcan la deuda social, ecológica y ambiental con los pobladores del sur de la ciudad y sus territorios; así como los efectos perversos de privilegiar el modelo de disposición final como única posibilidad para la gestión de los residuos en Colombia. Necesitamos otro tipo de planeación y de planificadores, otro tipo de modelo de gestión de residuos para otro tipo de ciudad; una ciudad para todos.


Para evidenciar la problemática, los vecinos exhibieron en el suelo platos trampa repletos de moscas. / Tomada de Twitter: @C_DLibertad


*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.


¿Quieres escribir para el boletín institucional una columna de opinión?
Si eres docente, estudiante o colaborador administrativo, recuerda que los canales están abiertos para que escribas un breve artículo sobre cualquier temática que te apasione.

Mayores informes
Departamento de Comunicaciones
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡Recuerda, tu opinión es muy importante para la Universidad!

Deja tu Comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Sedes y seccionales

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, das tu consentimiento para su uso. Más detalles…