Spanish Spanish
X
es Spanishen Englishfr Frenchpt Portuguese

Cuídate, tu cuerpo te lo agradecerá: la historia detrás de Lina Rocío Reyes Cortés

06 Diciembre 2020

Lina Rocío Reyes Cortés, egresada tomasina de los programas de Administración de Empresas en el año 2020 y de Sociología en 2008, Magíster en Diseño, Gestión y Dirección de Proyectos, amante de los postres, la vida deportiva y saludable, con un especial gusto por la repostería desde muy pequeña, en Administradores FAE Dejando Huella hoy nos narra la historia de su emprendimiento Postres Snacks Saludables Lin Lin.

Cuídate, tu cuerpo te lo agradecerá

Soy Lina Reyes, Socióloga y Administradora de Empresas de la Universidad Santo Tomás, me encanta el ciclismo, ruedo mientras disfruto de los paisajes y del viento. Considero que es muy importante cuidarnos y amarnos a nosotros mismos, mi eje y motor principal es mi familia. Siempre he sentido curiosidad por el emprendimiento y hoy les quiero presentar mi historia, que nació por la necesidad de encontrar alternativas deliciosas, saludables, y por la oportunidad de crecer como empresa…

“Tengo solo $45.000 ¡no tengo más!”, fue lo que me dije cuando quería regalarle algo a mi mami del Día de la Madre, así que pensé: “que desea mi mami”. Recordé que por la época de pandemia, ella no había podido comer sus ponqués habituales en una pastelería reconocida, y desde hace mucho tiempo deseaba satisfacer esos antojos, pero también recordé que la última vez que los comió su barriguita se infló como pez globo y se puso muy enferma; por ello, pensando en su bienestar, empecé a buscar cuál podría ser el regalo perfecto, saludable y amoroso.

Horas buscando no me decidía si entre unas medias o algún detalle lindo de belleza, o un postre, pero no quería cualquiera, porque en casa tenemos problemas de colon e hipertensión; además tenemos claro que el cuidado de nuestra salud es esencial, así que me hicieron replantear que debía cocinar algo muy especial.

Decidí, con todo y pandemia, salir en mi bici a comprar los ingredientes con todos los cuidados que había investigado en varias recetas de YouTube y amigos chefs que me dieron sus consejos.

Eran las cuatro de la tarde cuando feliz empecé a cocinar (en casa tenemos un horno estufa de los clásicos de casa, un regalo de mi hermano mayor a mi mamá), la cocina estaba solo para mí, mis padres estaban descansando, esperando el postre del día de las mamitas.

“Una, dos, tres”, y ya casi no tenía más ingredientes, había hecho tres tortas: una se me quemó porque el horno era diferente al del señor de la receta; en la segunda se quemaron las fresas; y la tercera salió verde por la stevia que le puse, salió Hulk.

Cuando me di cuenta ya eran las 9:30 p.m., estaba cansada y me dije a mi misma: “no te puedes rendir, sigue bien la receta y no tendrás lío”. Logré terminar esa receta, y bueno, prendí el horno nuevamente y decreté que iba a salir todo muy bien, que ya nada podía pasar, ya había aprendido con las preparaciones pasadas. Los minutos pasaron y se sentía un olor delicioso en mi casa, como cuando horneaba la abuela las recetas clásicas, mis padres bajaron y exclamaron:

- “¡qué huele tan rico!”…

Yo les dije: - “es una sorpresa, en unos minutos la probarán”.

Las expresiones de mi mamá y mi papá al probar el experimento de torta fueron grandiosas, les encantó y me emocionó el agrado y momento especial con ellos, y tanto fue así que no dejaron nada, decidí tomar una foto a esta torta y la publiqué en mi WhatsApp; allí, y en medio del cansancio, abrí el chat y comenzaron amigos a preguntar.

El punto es que las preguntas eran sobre el precio, yo no tenía ni idea, quedé pasmada porque eso significaba valores y sí la quería vender debía dar respuestas inmediatas. Rápidamente, como buena administradora, cogí mi computador y empecé a realizar el costeo del producto; me puse tan ansiosa que casi no pude dormir y pensaba que si crecía mucho, mucha gente podía probar mi producto y dar empleos.

Y así me empecé a crear un mundo de proyecciones sobre una torta saludable, con ingredientes saludables, sin azúcares, que quería que muchos probaran; entonces decidí organizarme y aplicar los conocimientos como Administradora de Empresas, comenzó a multiplicarse el apoyo, empecé a tocar puertas y a ampliar la red, más ideas surgieron y empezó a gestarse el sueño entre diseños, pruebas, catálogos, cocina, contactos, amigos y domicilios.

Ya llevamos seis meses con esta gran idea y sueño que no ha parado de crecer, con más de 500 unidades vendidas y con una proyección vamos por más y más. No es fácil emprender pero con ímpetu, buena energía y sacando lo mejor de Postres Snacks Saludables Lin Lin.

Nuestros productos

Ofrecemos repostería saludable teniendo en cuenta la salud de nuestros clientes a base de productos vegetales, frutas y aceites naturales como coco y oliva; sin lactosa, gluten o harinas refinadas, ni azúcares. Los postres cuidan de la salud, brindan bienestar y felicidad, porque comer no debe ser un castigo ni una culpa. Marcamos la diferencia al tener en cuenta las restricciones médicas de nuestros clientes, así brindamos bienestar con productos a base de: avena, queso crema light, fruta natural orgánica que se cultiva en la región de Cundinamarca, fomentando así la responsabilidad social a través de convenios con agricultores, impulsando esta economía tan importante para el país.


Visítanos y apoya nuestro sueño emprendedor

  

[Descargar catálogo]


 

Top

Whatsapp
Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, das tu consentimiento para su uso. Más detalles…